Utilitzem galletes pròpies i de tercers per realitzar l'anàlisi de la navegació dels usuaris i millorar els nostres serveis. Al prémer ‘Accepte’ consenteix aquestes galletes. Podeu obtenir-ne més informació, o bé saber com canviar-ne la configuració, fent clic a Més informació
Portada > Crítiques

Cieloalto de Diego Agrimbau y Pietro

Es la hora de las tortas/ Txema Sáez

Cieloalto

¿Qué tendrá la inmortalidad que tanto atrae a los creadores de historietas? Esa posibilidad de vivir para siempre viendo cómo el mundo cambia a nuestro alrededor mientras nosotros permanecemos inmutables a lo largo del tiempo se ha desarrollado en el noveno arte, muchas veces, a través de personajes inmortales del tipo de Apocalipsis, Vandal Savage, R’as Al Ghul o Drácula (por mencionar solo al más famoso de los Vampiros). Cada uno de ellos se ha librado de la muerte por sus propios medios, pero ¿Y si la inmortalidad no estuviera delimitada por el tiempo sino más bien por el espacio?

Esto es lo que nos propone el guionista Diego Agrimbau, escritor de la crepuscular e intensa Desiertos de Metal, con Cieloalto. Esta novela gráfica (que originalmente fue publicada de forma serializada en la mítica revista Fierro), nos transporta a la ciudad homónima. Una gran urbe que parece anclada en los años 50 y que se eleva muchos cientos de metros por encima de las nubes. Cieloalto está poblada por dos tipos de personas: Los viajantes, que son seres humanos normales y corrientes, y los permanentes, que son los que nos interesan.

Sin explicarlos el por qué o el origen de los permanentes, los autores de Cieloalto presentan una especie de inmortales como pocas veces se ha visto. Estas personas tienen el don de vivir eternamente, pero su edad viene dada por el espacio geográfico que ocupan. Así, Cieloalto está dividida en una serie de distritos y cada permanente tiene un aspecto más joven o envejecido dependiendo del barrio en el que se esté. Esto origina situaciones intrigantes como que un joven infante en edad escolar de golpe y porrazo puede ser octogenario. Es como si F. Scott Fitzgerald se hubiera tomado lo mismo que Grant Morrison cuando escribió Los Invisibles a la hora de crear el fantástico relato El increíble caso de Benjamin Button.

En Cieloalto tenemos como protagonista a Javier Dosantos, un permanente de cuya primera exploración lejos de las faldas de su madre somos testigos. A lo largo de las 100 páginas que dura esta gran obra podremos ver su evolución así como su romance con la viajante Matilde. Un drama de proporciones shakespieranas que lejos de ser un cómic romántico o de ciencia ficción hardcore, es ante todo una metáfora de conflictos como la Segunda Guerra Mundial cuando los permanentes deciden que son una raza superior a los viajantes.

Llegir més: http://www.eslahoradelastortas.com/cieloalto-de-diego-agrimbau-y-pietro/

Cieloalto

Opinions Deixa la teua Opinió
No existeixen opinions per a aquest element.
Deixe la seua opinió
Títol
Valoració 0 1 2 3 4 5
  

Amunt OpinióOpinió Enviar a un amicEnviar a un amic TornarTornar

AEPV
AEPV
Amb la col·laboració de la Conselleria
d' Educació, Investigació, Cultura i Esport
Amb el suport del Departament de Cultura
FULL-Fundació pel Llibre i la Lectura
Gran Via Ramón y Cajal, 1 - 3a
46007 València tel. 96 394 50 03
info@fundaciofull.com
Diseño y Desarrollo Web Im3diA comunicación