Utilitzem galletes pròpies i de tercers per realitzar l'anàlisi de la navegació dels usuaris i millorar els nostres serveis. Al prémer ‘Accepte’ consenteix aquestes galletes. Podeu obtenir-ne més informació, o bé saber com canviar-ne la configuració, fent clic a Més informació
Portada > Notícies

El cómic valenciano comienza a desconfinarse

La cuarentena obligó al sector editorial a reconfigurar sus planes a marchas forzadas. Ahora que la desescalada es un hecho y vamos recuperando viejas rutinas, es hora de volver a la carga

Culturplaza/ Lucía Márquez | 18-05-2020

Detalle de la portada de Satanela, de Alfonso Bueno y Diego Simone

Detalle de la portada de Satanela, de Alfonso Bueno y Diego Simone

Galeria d'Imatges

Es una ley natural, casi casi como la gravedad: con la llegada de la primavera, los cómics valencianos abandonan las imprentas y trotan salvajes por su ecosistema natural: librerías, tiendas especializadas, ferias y festivales…En esos parajes se produce el ritual de cortejo a los lectores que, si todo marcha felizmente, acaban regresando a casa con unos cuantos volúmenes de viñetas bajo el brazo. Sin embargo, este pandémico 2020 ha cortado en seco el ciclo vital de estas obras, que, o bien han visto paralizada su impresión o bien llevan más de 60 días encerradas en cajas o atrapados en estanterías desconocidas. Abandonados por una humanidad que vive su propio confinamiento. La cuarentena obligó al sector editorial a reconfigurar sus planes existenciales a marchas forzadas y, ahora que la desescalada es un hecho y vamos recuperando viejas rutinas, es hora de volver a la carga. El cómic de casa nostra comienza su particular proceso de desconfinamiento.

Justo entre mediados y finales de febrero Grafito Editorial había pues a la venta dos volúmenes, Cielolalto y Por un puñado de Dracmas a los que esperaban “poder dar una promoción muy fuerte durante la primavera”, pero finalmente ambos se vieron condenados a pasar los últimos 60 y pico días castigados en un almacén. Además, dos días antes del estado de alerta llegó a las librerías la 3ª edición de Mies, éxito absoluto en la pasada campaña navideña pero que, de momento, se ha quedado atrapado en ese limbo sin reloj al que ahora llamamos vida cotidiana.

El caso de Por un puñado de Dracmas, con el que además inauguraban una línea de títulos con vertiente histórica, ha resultado especialmente duro para los editores. “Ha sufrido mucho el confinamiento, teníamos muchas presentaciones y ferias programadas y al final se ha quedado un poco descolgado. De hecho, la gira acaba a mitad de mayo”explica Yolanda Dib, responsable de comunicación de Grafito. “Nos ha dolido bastante porque era el primer cómic de Iván García y Ruth O’Leary, llevaban dos años trabajando en él. Habíamos puesto toda la carne en el asador con este libro: tapa dura, un formato grande…Iba ser nuestro pelotazo de este tramo del año y al final no ha podido ser, pero estamos intentando darle continuidad porque creemos que la obra lo merece”, añade el director editorial Guillermo Morales.  

En el caso de Desfiladero, durante esos ya pretéritos tiempos preapocalípticos, se encontraban inmersos en la promoción de Memoria y viñetas, un libro que va asociado a la divulgación del cómic en el aula, con un repaso de piezas como Los surcos del azar, Esperaré siempre tu regreso, Cuerda de presas, Mil vidas más o Estamos todas bien. Esa exuberancia de obras y creadores que vertebra el proyecto hace que su difusión vaya “muy asociada a las presentaciones pública con especialistas y algunos de los autores que han participado. Teníamos ya programados actos en numerosas localidades y nos vimos obligados a anularlo todo a la carrera. Algunas de esas iniciativas promocionales, sobre todo las asociadas a ferias del libro, esperamos que sean reubicadas en próximos meses”. 

Integrada en una colección infantil sobre grandes figuras de la ciencia y la investigación, el volumen Ada Lovelace, la encantadora de números, llevaba ya un tiempo en el mercado, “pero el confinamiento nos ha cortado gran parte del desarrollo que esperábamos que tuviera en librería. También la promoción que habíamos previsto y que abarcaba varias semanas. Para vender lo que funciona es moverse, ir a eventos, a comercios, que la gente vea el cómic y al autor…Sin eso, un título que hayas sacado hace dos meses se desvanece”, indica Jordi Bayarri, responsable de Anillo de Sirio.

A Fandogamia, la pandemia le pilló con dos volúmenes recién sacados del horno editorial. “Teníamos dos tomos de manga preparados: la segunda entrega de Magical Girl Boy y Primer amor. Uno estaba ya en la distribuidora y el otro se quedó en imprenta”, expone Pedro F. Medina. El plan ahora es “darles salida en las próximas dos semanas, de esta manera, queremos aprovechar para hacer un poco de estudio de mercado sobre cómo está funcionando el sector y cómo está respondiendo la audiencia en medio de la incertidumbre económica”.

Además, a la drástica reducción de ventas, se le suma también los gastos derivados de esos rincones más prosaicos que también forman parte del universo del libro. Tal y como explica Joseba Basalo, de Aleta Ediciones, “al parar de golpe toda la actividad del sector, pero tener programado pagos a proveedores y viajes, hemos tenido que gestionar los problemas como hemos podido. Los efectos se notarán a lo largo de muchos meses, sobre todo por la debilidad de nuestra economía”. Las pandemias mundiales no suelen ir bien para los sectores precarios. Para este sello, el golpe “de mayor gravedad” lo han recibido la serie Invencible y el nuevo volumen de Revival.

Octubre es el nuevo abril

La fase más dura de la cuarentena ha coincidido con una época repleta de eventos literarios y, en especial, de citas protagonizadas por el cómic que se han visto cancelados. “Para el sector editorial es el trimestre más importante”, resaltan desde Grafito Editorial. Unos meses en los que se juntan citas literarias tan relevantes como diversas ferias del libro, el Salón del Cómic de Barcelona, el Día del Cómic Gratis (una jornada esencial para el universo de las viñetas y cuyos fans tiene marcada en el calendario con la importancia que solo se da a los grandes acontecimientos anules), el festival Splash Sagunt... “Junto con la Navidad, es la temporada más potente para nosotros en cuestión de ventas”, explica Pablo Herranz. 

Alerta, se avecina cita cursi: decía Camus que “el otoño es una segunda primavera donde cada hoja es una flor". En el caso del cómic valenciano, toca seguir a pies juntillas la frase del escritor francés. Y es que, la necesaria reestructuración del catálogo de novedades ha obligado a estos sellos a aplazar hasta final de año muchas de las obras previstas para los meses próximos. Alguno títulos incluso cabalgarán un poco más en el calendario y no llegarán a los lectores hasta el ahora lejano 2021. Así lo cuenta Herranz: “prácticamente todas las editoriales van a reducir el número de títulos publicados este año, el mercado no puede resistir tanta oferta en tan poco tiempo”.  “Es inviable pensar que en septiembre vayamos a lanzar lo que teníamos previsto para otoño y lo que nos quedó pendiente del trimestre anterior, porque estás colapsando el sistema”, consideran desde Fandogamia, donde ya calculan que un 30% de los libros planificados para este año no llegaran a las tiendas hasta el próximo ejercicio.

Llegir més: https://valenciaplaza.com/comic-valenciano-comienza-desconfinarse

Opinions Deixa la teua Opinió
No existeixen opinions per a aquest element.
Deixe la seua opinió
Títol
Valoració 0 1 2 3 4 5
  

Amunt OpinióOpinió Enviar a un amicEnviar a un amic TornarTornar

AEPV
AEPV
Amb la col·laboració de la Conselleria
d' Educació, Investigació, Cultura i Esport
Amb el suport del Departament de Cultura
FULL-Fundació pel Llibre i la Lectura
Gran Via Ramón y Cajal, 1 - 3a
46007 València tel. 96 394 50 03
info@fundaciofull.com
Diseño y Desarrollo Web Im3diA comunicación